La Infantería de Marina Española y Uruguay

23 02 2010
[Borrador/First draft]

«Keine lateinamerikanische Bevölkerung wächst weniger als die Uruguays, eines Landes von alten Leuten, und trotzdem ist keine Nation in den letzten Jahren von einer so heftigen Krise heimgesucht worden, die das Land in den letzten Kreis der Hölle zu bringen scheint. Uruguay ist leer, und seine fruchtbaren Wiesen könnten  eine unendlich größere Bevölkerung als die ernähren, die heute auf seinem Boden so große Drangsal erleidet

Eduardo Galeano (1973): Die offenen Adern Lateinamerikas. Pág. 49; Peter Hammer Verlag, Wuppertal. 17. Auflage 2003

INTRODUCCIÓN

Este artículo está dedicado a todos los jóvenes canarios que actualmente sirven en la Infantería de Marina del Reino de España, y en el Cuerpo de Fusileros Navales de la República Oriental del Uruguay.

DESARROLLO

A punto de celebrar su 473º Aniversario este próximo sábado, día 27 de febrero, la Infantería de Marina española no ha podido comenzar con mejor paso ligero este nuevo año 2010, y con él la segunda década del siglo XXI en su impecable hoja de servicios al Reino de España y la Corona.

Infantería de Marina, DIVOPE y DIVCIS

En primer lugar, un anhelado triple ¡aleluya, aleluya, aleluya! A raíz de un hecho que quizá haya pasado desapercibido para algunos infantes despistados, pero a lo que sospechamos no así para nuestro actual COMGEIM, el Excmo. General de División D. Juan A. Chicharro Ortega.

Desde que con la última campanada de 2009 entró en vigor la nueva estructura del Estado Mayor de la Armada (EMA), los Generales de Brigada del Real y Glorioso Cuerpo ya pueden estar al frente de las cuatro divisiones que componen el EMA. Sobre todo de divisiones tan «sensibles» ―auténticos «centros de gravedad» de la Armada española―, como son la División de Operaciones (DIVOPE), o la División de Sistemas de Información y Telecomunicaciones (DIVCIS).

En nuestra incubadora se encuentra todavía el análisis de las implicaciones que esa nueva estructura del EMA pueda tener para el Sistema de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (SIFAS), y cómo afectaría al Nodo Principal, el CIFAS.

¿Existe rivalidad entre el Cuerpo General y la Infantería de Marina? Sí.

Desde Capitán de Corbeta hasta Almirante, confieso que han sido varias las veces que me han corregido, pues siempre que hablo de la Armada apostillo un: «y la Infantería de Marina»; como esa omnipresente coletilla horaria del: «Una hora menos en Canarias».

Y mis superiores del Cuerpo General me moralizan al instante: «Pero si todos somos Armada, Molina. ¡También los infantes de marina…! ¡Pero si es lo mismo!».

―¡No, Almirante!

―¡No, mi Comandante!

―¡No, mi Oficial!

―¡No! No es lo mismo…

A pesar de tener una carrera militar completa; a pesar de superar los mismos cursos de Estado Mayor que sus compañeros de otros Ejércitos o la Armada; a pesar de los años de servicio en toda suerte de destinos, incluidos los destinos OTAN… ¿Por qué los oficiales superiores de Infantería de Marina, cuando ascienden al Olimpo del Generalato, no pueden llegar a ser Teniente General o General de Ejército?

¿Por qué la Ley de la Carrera Militar sigue negando esos ascensos?

¿Hasta cuándo hay que seguir soportando esta injusticia, a todas luces sin sentido?

Me pueden ustedes tildar de «franjobatasuno» ―dudo mucho que mi mis camaradas fusileros navales uruguayos entiendan el significado de este palabro―, pero nadie con un mínimo de sentido común me podrá negar que se trata de una discriminación en toda regla: “discriminación positiva” para los oficiales del Cuerpo General, pero muy negativa para los oficiales de Infantería de Marina.

Emulando a los míticos 33 Orientales de Uruguay, aquí va mi grito emancipador:

¡Ojalá que en esta nueva década podamos ver también algún día los demás ascensos que aún faltan en Infantería de Marina! ¡Es de justicia!

Yes, I have a dream… Ver algún día a un Infante de Marina no sólo de 2º AJEMA o incluso de AJEMA (why not?), sino también al primer JEMAD Infante de Marina… (Yes, we can!).

El buque anfibio “Castilla” y la misión humanitaria en Haití

La segunda «buena» noticia para la Infantería de Marina este año recién estrenado la constituye la misión de apoyo humanitario en Haití.

Evidentemente, el terremoto en sí no supone ninguna buena noticia para nadie; pero sí volver a un teatro de operaciones ya conocido por la Infantería de Marina, la Fuerza Expedicionaria por excelencia del siglo XXI.

Con esa humildad y ese sentido del humor de que hace gala nuestro Cuerpo, al mismo tiempo habría que desmitificar un poco: Haití es una misión fácil, cómoda, pacífica y ciertamente nada «ehtresaaaante» para los infantes de marina españoles.

No obstante lo dicho, para los amantes de las estimaciones de Inteligencia Militar que 24×7 produce el  CIFAS, proponemos la siguiente hipótesis de crisis interior/exterior:

¿Acaso evitó el terremoto de Haití el estadillo de un conflicto bélico convencional entre Venezuela y Colombia?

Por lo menos hasta el momento presente… ¡Afirmativo!

Y es que si analizamos los datos y las informaciones contrastadas disponibles, la tensión entre ambos estados estaba yendo en aumento. El caso es que el despliegue estadounidense en Haití ha resultado francamente espectacular y, quizá lo más importante, también «providencial»…

Empleando una expresión sacada del fútbol americano, nunca mejor dicho EE.UU. ha ganado unas cuantas yardas en el Caribe, gracias al terremoto de Haití. [¡Alabado sea Obama!]

¿Y mi querida Venezuela?

Baste recordar que en el virreinato de Hugo Chávez se produjo asimismo una interesante réplica del terremoto de Haití, pues a los pocos días dimitió uno de sus hombres fuertes: el ex Vicepresidente y ex Ministro del Poder Popular para la Defensa D. Ramón Alonso Carrizalez Rengifo. Me pregunto por dónde andará y qué estará haciendo ahora mismo este señor.

¿Casualidad, coincidencia o, como sospechamos, detrás de esa dimisión existen otros motivos absolutamente «diferentes» a los que ofrecían los comunicados oficiales?

Sin temor a equivocarme, el CIFAS continuará muy pendiente de la evolución a lo largo de 2010 de la situación interna/externa, tanto de Venezuela como de Colombia, máxime teniendo en cuenta que en ambos estados se producirán elecciones este año.

Luis Rosadilla y el Ministerio de Defensa de Uruguay

Otro que no mira tampoco con muy buenos ojos esa «invasión yanqui» de Haití es el propio Ministro de Defensa entrante de Uruguay, Luis Rosadilla, quien a pesar de no haber recibido aún su cartera ministerial, acaba de regresar de visita oficial por ese devastado país.

―Carmelo, flaco, ¿sabés cuántos fusileros navales uruguayos hay desplegados en Haití?

―Paciencia, amigo lector, de ello hablaremos más adelante.

Es muy probable que la relación entre Carme Chacón y Luis Rosadilla sea cordial y fructífera para ambos lados del Atlántico, por lo menos los dos años de legislatura que nos quedan en España; y siempre y cuando no se produzca ninguna metedura de pata por parte de  Miguel Ángel Moratinos, nuestro actual Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación (MAEC).

Montevideo está literalmente tomado por la AECID y la ayuda al desarrollo española abarca incluso hasta el proyecto «Parlamenta» de Uruguay. [Acción recomendada: Buscar “Parlamenta” en Google]

A propósito del «Parlamenta», parece que para ser mujer parlamentaria en Uruguay, la conditio sine qua non sea el estar divorciada. Los datos porcentuales hablan por sí solos.

Divorciadas o no, sin duda el futuro de Uruguay depende de las propias uruguayas.

Intencionadamente he comenzado este artículo con una cita de Eduardo Galeano, el autor de Las Heridas Abiertas de Latinoamérica (sí, aquel inoportuno libro regalo con que Hugo Chávez agasajó al último Nobel de la Paz, Barack Obama).

Como en los 70, parece ser que Uruguay sigue estando amenazado por los mismos riesgos demográficos y sociales derivados del envejecimiento de la población y el descenso de la natalidad.

Uruguay presume además de ser uno de los estados más liberales y progresistas de América Latina, pero o nacen más uruguayitos, o ya no habrá quien defienda que el tango y Carlos Gardel son oriundos de Uruguay.

La República Oriental del Uruguay y los Batallones de la Marina

Uruguay tiene más o menos la misma superficie que Andalucía y Castilla-La Mancha tomadas juntas; y casi los mismos habitantes que la Villa y Corte de Madrid, a saber: unos 3,5 millones de habitantes.

No le cuentes a un madrileño que existe un país que tiene casi tantos habitantes como su capital, porque luego van, se independizan y el Real Madrid ganaría el Mundial de Fútbol contra Alemania, en vez de una ilusionante final España-Brasil.

En este sentido, si tuviera que comparar Uruguay con algún país de la UE o de la OTAN, posiblemente me decantaría por Lituania, Ojczyzno moja!

Montevideo, esa capital reconquistada y repoblada con familias canarias, actualmente cuenta 1,6 millones de almas, casi tantas como la ciudad condal, Barcelona.

Así es, aproximadamente la mitad de los uruguayos viven en el área metropolita de Montevideo.

Básicamente, la historia de Montevideo, y por ende de Uruguay, es la historia de la rivalidad  primero entre españoles y portugueses; y luego entre argentinos y brasileños.

Una vez lograda definitivamente la Independencia, el principal problema de Uruguay ―como en casi todas partes―, seremos los propios uruguayos y nuestras luchas intestinas entre los dos principales partidos, en nuestro gallinero: «colorados» contra «blancos».

La fundación de Montevideo se remonta al año 1726. Insistimos: repoblada con varias familias canarias. Un año después, en 1727, se crean en España los Batallones de la Marina, que se corresponden con la IIª Época de la Infantería de Marina española.

Para que nos entendamos, los Batallones de la Marina son los tatarabuelos de los actuales infantes de marina españoles.

Esos Batallones de la Marina probablemente también estarían integrados en su mayoría por canarios, vascos, andaluces, extremeños y rapaciños gallegos llegados de a miña terra.

Si seguimos a pies juntillas lo que afirma la breve reseña histórica que figura en el Manual del Soldado de Infantería de Marina (pág. 2-3), los Batallones de la Marina existieron durante un siglo, hasta 1827. A partir de ese año arrancaría la IIIª Época de la Infantería de Marina, con la creación del Real Cuerpo de Infantería de Marina.

Los paralelismos históricos entre Uruguay y la Infantería de Marina española no dejan de ser sorprendentes, porque en 1828 se constituye formalmente el entonces bautizado como Estado Oriental de Uruguay.

1806: Playa Roja “Buenos Aires”

Una de las gestas más heroicas de nuestros tatarabuelos, los Batallones de Marina, fue la reconquista de Buenos Aires a mediados de 1806, que había caído en manos inglesas. Nota bene, los Royal Marines también se hallaban por aquellos años sumidos en un proceso de profunda reorganización.

En Montevideo estaba localizado el Head Quarter de esa operación anfibia, al mando del Teniente General de la Marina Pascual Ruiz Huidobro ―sí, lo ha leído Vd. bien: «Teniente General de la Marina», y no «Almirante»―, entonces gobernador de Montevideo.

En cambio, el Comandante del Mando de Operaciones (CMOPS) era el CN Santiago Liniers. En Montevideo se organizó una fuerza de 1.400 hombres, entre infantes de marina, popeyes y reservistas, que en una primera fase de aproximación marcharon hasta Colonia del Sacramento.

En ese “punto de reunión” iniciaron la fase de mar, embarcando en más de 20 transportes y cañoneras con rumbo a Luján, donde desembarcaron y comenzaron a desarrollar acciones de combate simultáneas desde tierra y mar, con apoyo de fuego naval (en esa época no había aviones ni controladores FAC de fuego avanzado).

Tras dos días de encarnizados combates, se produjo la capitulación del General inglés William Carr Beresford, que se encontraba al mando de unos 1.500 hombres, muchos de ellos mis admirados Royal Marines.

Nuestros tatarabuelos de Infantería de Marina habían tomado Buenos Aires desarrollando una operación anfibia en toda regla, “de manual”. En honor a la verdad, también participaron marineros y, todo hay que decirlo, numerosísimos reservistas voluntarios de la época.

Tras este glorioso hecho de armas, las autoridades españolas otorgaron a Montevideo el título de: “MUY FIEL Y RECONQUISTADORA”.

La fidelidad hacia España de los montevideanos les iba a durar francamente poco, pero no así su carácter “reconquistador”, como se comprobaría luego a través del primer tercio del siglo XIX.

Lo realmente importante es que para la historiografía militar uruguaya, la campaña de 1806 constituye el punto de arranque de la Historia Anfibia en este país.

Es decir, nuestros tatarabuelos, los Batallones de la Marina españoles, vendrían a ser los bisabuelos de los actuales “infantes de marina” uruguayos.

Al otro lado, en la orilla occidental del Río de la Plata, los problemas de Argentina con el Reino Unido perduran hasta nuestros días. Cristina Fernández de Kirchner acaba de celebrar su cumpleaños el pasado 19 de febrero. ¿Pediría como deseo al apagar las velitas de su tarta que las Malvinas dejen de ser británicas? A la vista de las amenazas argentinas de bloqueo naval, parece ser que así fue.

Los reservistas voluntarios eran unos auténticos «blandengues»

Otro dato histórico francamente curioso. El padre de la patria uruguaya, José Gervasio Artigas Arnal, era un “blandengue”, término que hoy día equivaldría a «reservista voluntario».

Y es que detrás de los movimientos de Independencia, cuyos bicentenarios se celebran  a lo largo de este año 2010, había mucho «blandengue» reservista voluntario, sobre todo en la vecina Argentina.

Sin embargo, me consta que los reservistas voluntarios de  laInfantería de Marina del siglo XXI no son unos «blandengues» como, por ejemplo, sí ocurre con esos «margaritos» reservistas voluntarios del EZAPAC o los sufridos «terrícolas». Parafraseando a Churchill: «A spanish Army Reservist is twice a masoquist!».

Sea como fuere, ésta debería ser una lesson learned para las Fuerzas Armadas españolas: ¡Jamás de los jamases subestimes a tus «blandengues» reservistas voluntarios!

Los 33 Orientales y la extinta UOE

El punto y final de la lucha por un Estado independiente en Uruguay llegó, nada más y nada menos, que de la mano de una operación especial anfibia, en un escenario de brown-waters, al mando del TCOL Juan Antonio Lavalleja.

Esa operación se pareció más bien a cualquier acción de infiltración anfibia de la extinta Unidad de Operaciones Especiales (UOE) de la Infantería de Marina, refundida en la nueva Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE).

Embarcados en dos grandes Zodiacs de la época, los 33 zarparon con boga de combate desde San Isidro, al NE de Buenos Aires. Navegaron sigilosamente sin GPS ni visores nocturnos unos noventa y pico kilómetros, remontando el Río Uruguay, siguiendo una ruta de aproximación preestablecida, camuflados en la oscuridad de la noche, para evitar así las patrullas de los buques de guerra brasileños (los malos de la película).

La noche del 19 de abril de 1825, aquel puñado de «boinas verdes» desembarcó en la playa de la Agraciada, en el actual Departamento de Soriano, desplegando la tricolor bandera de los 33 con el lema bordado: «Libertad o Muerte».

Finalizado el desembarco de esta especie de Estol de la primogénita UOE uruguaya, el TCOL Lavalleja ―quizá queriendo emular a Hernán Cortés― mandó de vuelta las dos Zodiacs a Buenos Aires; es decir: aquí no había marcha atrás. Descontando a ese o a esos “boinas verdes” que regresaon con las embarcaciones a Buenos Aires, los 33 deberían ser en realidad 32 a lo máximo, o alrededor de 29; pero esto sería como discutir el sexo de los ángeles, ¿no les parece?

Lo verdaderamente importante es que se iniciaba así la «Cruzada Libertadora», el camino hacia la Independencia definitiva de Uruguay. Para los brasileños, evidentemente, se trataba por el contrario de un movimiento insurgente, de resistencia, o lo que ahora los eruditos del CESEDEN calificarían como «conflicto asimétrico».

En resumen, el movimiento que liberaría al pueblo uruguayo del yugo opresor brasileño se inició con una infiltración anfibia, que exigía el mismo planeamiento que cualquier operación especial anfibia, y cuyo fracaso seguramente hubiese cambiado el curso de la Historia de Uruguay.

Como veremos más adelante, las brown-waters continúan siendo hasta hoy día una de las principales Zonas de Operaciones Anfibias (ZOA) de los Fusileros Navales de Uruguay, también en las misiones en el exterior.

Tupamaros y Fusileros Navales: ¿Relación de causa-efecto o simple correlación?

¿Pero acaso tiene Uruguay Infantería de Marina? Sí.

Bueno, en realidad nos llamamos Fusileros Navales (FUSNA). Nuestro escudo es un fusil sobre un ancla y nuestra divisa: «Honor, Obediencia y Lealtad».

Como tal, el Cuerpo de Fusileros Navales nace el 7 de Marzo de 1972, según Decreto P.E 25065 del 7/3/72, en el que se aprueba el  Reglamento de este Cuerpo.

Por ironías de la historia, el mítico Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros (MLN-T) tuvo algo que ver con nuestra creación y, en cierta medida, somos coetáneos e hijos de una misma época, que culminaría con el golpe de Estado Militar.

Por esos mismos años, a caballo de las décadas 60 y 70, la Infantería de Marina española continuaba siendo la Fuerza Expedicionaria por excelencia, presente sobre todo en las ex colonias de Guinea Ecuatorial y el Sáhara Occidental.

El 27 de junio de 1973 se produjo el Golpe de Estado de las FF.AA. de Uruguay, instaurándose una dictadura que duraría hasta 1985.

A las pocas semanas, el 16 de julio de 1973, los infantes de marina españoles destinados en la extinta AGRUCAN celebraban la festividad de la patrona de la Armada e Infantería de Marina: Nuestra Señora del Monte Carmelo, más popularmente conocida como la Virgen del Carmen, la Stella Maris.

Sería interesante escarbar en las hemerotecas de Gran Canaria para comprobar si hubo demostración anfibia en la playa de las Alcaravaneras con ocasión de esa festividad o, por lo menos, jornada de puertas abiertas o algún bautismo de Mar.

El primer comandante de los fusileros navales uruguayos fue un Capitán de Fragata del Cuerpo General. Actualmente nuestro «COMGEIM» es el Capitán de Navío (CG) Rubens Romanelli.

Debajo del Comandante Jefe de los FUSNA se encuentra su Estado Mayor, con las tradicionales secciones (S1-S5).

Los FUSNA se componen de cuatro brigadas: una Brigada de Fusileros, una Brigada de Apoyo al Combate, una Brigada de Servicios y una Brigada de Instrucción.

2002 y la VIª Época de la Infantería de Marina

Sin ningún género de dudas, 2002 fue un annus horribilis para Uruguay, lo cual ciertamente chafó el XXXº Aniversario de la Creación de nuestro Cuerpo de Fusileros Navales.

Pero yo lo que quiero reivindicar desde aquí es la inclusión de la VIª Época de la Infantería de Marina (2000-2004).

Según la doctrina vigente, nos encontraríamos todavía en la Vª Época de la Infantería de Marina. En mi modesta opinión, a partir del año 2000 se suceden toda una serie de hitos, que supusieron una auténtica “revolución” de la Infantería de Marina española. Por citar algunos:

  1. la plena profesionalización de la Infantería de Marina;
  2. la incorporación de la mujer a la Infantería de Marina;
  3. la incorporación de reservistas voluntarios de Infantería de Marina;
  4. la creación de la Unidad de Seguridad de Canarias (USCAN);
  5. el retorno al carácter de Fuerza Expedicionaria (SoSan, Irak, Balcanes y un largo etcétera);
  6. la nueva organización de los Ejércitos de 2004;

A ver si el COMGEIM, el GETEAR o algún COL/TCOL de la JUTIM se animan a recoger este guante y promovemos entre todos la:

VIª ÉPOCA DE LA INFANTERÍA DE MARINA

[también en y desde Facebook]

Creo que argumentos ya sean jurídicos, históricos, o bien de organización no me faltarían para defender esta nueva VIª Época en la Historia del Real y Glorioso Cuerpo.

Aviso a los infantes canarios destinados en el TEAR: si a finales de mayo aparezco por la BRIMAR, probablemente me vean realizando campañas de información «subversivas»; INFOOPS para lograr que se incorpore esta VIª Época de la Infantería de Marina a nuestra doctrina.

Los fusileros navales y los morosos de la ONU

Damas y caballeros, en diciembre de 2007 Uruguay era el 7º país contribuidor en número de tropas a la ONU, con 2.585 militares, en su inmensa mayoría fusileros navales.

El problema es que la ONU le sigue debiendo bastante dinero a Uruguay, y estamos dudando si mandar al «Cobrador del Frac» al actual Secretario General, Ban Ki-Moon, para recuperar la plata que nos deben esos morosos de Naciones Unidas.

Actualmente, los fusileros navales uruguayos se encuentran desplegados como cascos azules en la República Democrática del Congo (MONUC) y en Haití (MINUSTAH).

Como sus parientes de la Infantería de Marina española, el Cuerpo de Fusileros Navales uruguayos también se caracterizan por ser una Fuerza Expedicionaria, pero a diferencia de los primeros, y quizá por nuestras características geográficos, nuestros antecedentes históricos y, sobre todo, debido a nuestras capacidades, estamos más bien especializados en operaciones anfibias de brown-waters.

MONUC

En la República Democrática del Congo hay unos 1.524 fusileros navales, organizados en varias compañías reducidas.

La composición básica de esas compañías está a las órdenes de un Jefe del Batallón con su Plana Mayor (PLM), una Cía. Mecanizada, dos Cías. Motorizadas, una Cía. Logística y una Célula Logística independiente del Batallón.

Su misión principal es realizar tareas de patrulla fluvial a lo largo del cauce del Río Congo y sus afluentes, entre las ciudades de Kinshasa y Kisangani, y también entre Ubundo y Kindú.

Para ello cuentan tanto con vehículos todoterreno, como con varias Unidades de Patrulla Fluvial (UPF), fabricadas ex profeso para esta misión centroafricana, y de una docena de Zodiacs Mk IV.

Las tareas básicas de estas compañías de patrulla fluvial incluyen CIMIC anfibio, operaciones de Inteligencia Anfibia, escolta de las barcazas de la ONU, facilitar la ayuda humanitaria, check-points, Policía Naval, apoyo a los equipos de Observadores Militares (entre los que se incluye España), evacuaciones en caso de inundaciones, etc. Lo típico.

MINUSTAH

Como es sabido, la misión internacional de estabilización de Haití se encuentra bajo mando brasileño, pero Uruguay es el país que más tropas aporta a esta misión de Naciones Unidas. [¡Qué rebárbaro, flaco!]

En Haití hay actualmente desplegados unos 1.136 fusileros navales uruguayos.

Su organigrama vuelve a ser más o menos el consabido: una Célula de Logística, un Batallón con su Estado Mayor organizado en divisiones (J2, J3, etc.), una Cía. Motorizada, una Cía. Logística reducida y un Escalón Médico Avanzado para el personal uruguayo que participa en la misión.

En el Estado Mayor Conjunto de la MINUSTAH también hay asignados un par de oficiales uruguayos.

El gobierno entrante de Uruguay se está planteando enviar otros 150 hombres más a Haití, en respuesta a una solicitud de Naciones Unidas.

El problema es que sigue pendiente el pago de la deuda que la ONU tiene con las Fuerzas Armadas de Uruguay, por su participación en todas estas misiones de paz. La deuda es de varios millones de euros y, evidentemente, se incrementaría si Uruguay envía más efectivos a Haití.

Sí, amigo mío, las misiones en el exterior, sean del tipo que sean, cuestan (¡y mucho!); y los mecanismos de financiación varían según el «parche» de la misión que se luzca sobre los nuevos mimetas pixelados.

Lógicamente, no es lo mismo que el país Sierra-Papa corra por sí mismo con los gastos, a que le cofinancien la misión humanitaria Tango-Whisky, o a que se produzca un reembolso total por la operación Echo-Zulú. De esto en la Armada e Infantería de Marina sabemos un rato.

Para calmar los ánimos de los uruguayos, la ONU está ofreciendo a cambio «colocar» a algún Oficial General/Almirante para que desempeñe el cargo de Segunda Comandante de la MINUSTAH. Algo típico, por otra parte, en el mundillo de las relaciones internacionales, como hemos podido comprobar también recientemente alrededor de la Misión española de la ONU en el Líbano (FINUL).

Para Uruguay no se trata tan sólo de una mera cuestión económica, sino que afecta además a nuestras propias capacidades de Defensa, debido al consustancial problema de las rotaciones y los reemplazos. No lo olvidemos, 2.000 soldados en misiones en el exterior equivalen al 10% de las Fuerzas Armadas de Uruguay.

La otra cuestión, evidentemente, hace referencia al tipo de personal militar que se enviaría ahora, más enfocado hacia tareas de reconstrucción: médicos, veterinarios e ingenieros, sobre todo.

El nuevo AJEMA de Uruguay

Desde el 01 FEB 10 en Uruguay tenemos un nuevo AJEMA. En realidad aquí lo llamamos Comandante en Jefe de la Armada. Se trata del Almirante Óscar Pablo Debali de Palleja.

Aquí va un extracto resumido de su perfil biográfico:

Nació en Rincón del Bonete (Departamento de Tacuarembó) el 28 SEP 1949. Ingresó en la Escuela Naval el 01 MAR 1966, finalizando sus estudios con el grado de Guardia Marina del Cuerpo General el 15 NOV 1971. Si mi fuente HUMINT no me engaña (pues no he contrastado  aún esta información), parece ser que este AJEMA fue el número 1 de su promoción.

El Almirante Debali ha pasado por casi todos los destinos arquetípicos para un Oficial del Cuerpo General de la Armada:

  • Ha estado destinado en los buques más importantes de la Flota uruguaya, ya sea enclaustrado en el CIC, bien desempeñando el cargo de Comandante;
  • Destinos de «proto» en la Escuela Naval, la Escuela de Guerra Naval, la Escuela de Buceo, etc.;
  • Destinos de Estado Mayor como “JEFDIVPLA”, “ALFLOT”; etc.
  • Destinos de Inteligencia en el “CNI” uruguayo;
  • Agregado de Defensa en el Reino Unido y Alemania;

En mi modesta opinión, lo más destacado es que puede considerársele el padre del Grupo de Buceo de la Armada. La formación se la debe a la US Navy. Su biografía oficial afirma que es el redactor del primer Manual de Operaciones de Buceo de la Armada, actualmente en uso y, por si esto no fuera poco, es el fundador de la Escuela de Buceo de la Armada, del Complejo Hiperbárico de Buceo simulado a Gran Profundidad, y del Centro de Tratamiento Hiperbárico de la Armada (una capacidad crítica de Uruguay, pues se trata del primero y único que existe).

Cuando se muera, los más probable es que en su honor rebauticen con su nombre ese centro de formación de buceadores de la Armada uruguaya. ¿Nos apostamos algo? ¿Aunque sean sólo 32 pesos uruguayos?

En  el año 2006 fue designado Prefecto Nacional Naval, participando activamente en la Organización Marítima Internacional (OMI) en diversos Comités y representando al país en las Asambleas de la Organización como Jefe de Delegación del Uruguay.

Asimismo, el nuevo AJEMA es uno de los impulsores del Proyecto de Extensión del Límite Exterior de la Plataforma Continental. Este proyecto probablemente levante ampollas en Brasil.

Bajo su mando, la División Inteligencia de la Prefectura, realizó la Operación «Santa Lucía», con la mayor incautación de drogas en la historia de Montevideo (2.200 Kg de cocaína), incautando bienes por valor de 1 millón de euros. (Nota: Dios mío, Dios mío, la cantidad de droga que debe estar transitando por Uruguay y hermoso destino Punta del Este para operaciones de blanqueo).

Como dicen los polacos: «El hombre será la cabeza, pero la mujer es el cuello…». Máxime cuando se trata de esposas de marinos, mujeres do las haya siempre muy hermosas y de armas tomar. Pues bien, el Señor Almirante Óscar Pablo Debali de Palleja está casado con Dña. Yolanda H. Bordenave Passarino. Tienen dos hijos y una nietecita.

Capacidades vs. Intenciones. Objetivo: Marcar la soberanía con un mayor despliegue de la Armada

En su discurso de investidura, el AJEMA ha ofrecido un repaso de las capacidades, intenciones y vulnerabilidades críticas de la Armada uruguaya.

La cuestión más importante para el nuevo AJEMA hace referencia a la soberanía de Uruguay: “Hay que afirmarla, ejercerla y defenderla”.

Asimismo, destacó la importancia de conservar las riquezas marítimas minerales y energéticas. Uruguay es un país frágil en lo que a seguridad energética se refiere.

El otro recurso, evidentemente, es la pesca.

Un ex tupamaro, la Armada y las aguas territoriales

El gobierno del presidente electo, el ex tupamaro José Mujica, tiene la intención de desplegar a la Armada Nacional sobre la plataforma continental. El objetivo sería, como hemos  citado antes: «marcar la soberanía» y disuadir a los que quieran apropiarse de las riquezas del país.

Esas posibles riquezas dentro de las aguas territoriales de Uruguay incluirían gas y petróleo y, por supuesto, los recursos pesqueros. El problema es que no existe presencia de la Armada con carácter disuasorio. Tienes unas riquezas que no puedes controlar.

El control debería realizarse sobre las 350 millas marítimas que van desde el límite del Chuy hasta Punta del Este, y que constituyen la denominada plataforma continental.

¿Tiene Uruguay esta capacidad naval? No.

Y es aquí donde entraría la industria naval militar española. Una posibilidad para hacer valer la soberanía podría ser la adquisición de patrulleras o buques Made in Spain.

Además del despliegue de la Armada Nacional, el Ministerio de Defensa uruguayo está estudiando un proyecto de redistribución de los efectivos militares. Una especie de Estado Mayor Conjunto que coordine tanto las tareas de vigilancia aérea como naval. Sin duda, otra oportunidad de negocio para las empresas españolas que diseñan sistemas de Mando y Control (C2) para las FAS.

Aunque suene a chiste fácil, el control marítimo de Uruguay hace agua por todas partes.

El CIFAS y Uruguay

Carmelo, flaco, ¿existe Agregaduría de Defensa española en Uruguay?

Jain! ―respondería un oficial de inteligencia militar alemán.

Es decir: sí y no. Me explico: Uruguay y Paraguay dependen de la Agregaduría de Defensa que se encuentra ubicada en Buenos Aires (Argentina).

Desde el verano pasado tenemos a un nuevo Agregado de Defensa acreditado para esas tres repúblicas, se trata del COL (EA) D. Miguel Ángel Pérez Herrero. De Adjunto de Defensa probablemente continúe el TCOL (ET) D. Santiago Conde de Arjona, pero si las cuentas no me fallan, este debe ser su último año en Buenos Aires.

Si yo fuera el DIGENPOL (de nuevo: I have a dream…), a mi Buenos Aires querido destinaría a algún Oficial Superior de la Armada o de Infantería de Marina.

Sea como fuere, me reservo para otra ocasión el análisis del «reparto» de Agregadurías entre los Ejércitos y la Armada, más bien basado en una «tradición» no escrita que en la «racionalización» de medios y objetivos.

Quizá esto parezca un texto extraído de Les Luthiers, pero: «Hay países donde los Agregados de Defensa siempre son espías y otros donde, por el contrario, los Agregados Militares además son espías”.

Espía o no, un Agregado de Defensa siempre colabora en la Fase de Obtención del Ciclo de Inteligencia. OSINT y HUMINT constituyen sus fuentes habituales, pero algunas Agregadurías también cuentan con capacidades IMINT, SIGINT y ACINT.

En el ámbito concreto de la Inteligencia Militar quizá suene un tanto bravucón afirmar que Uruguay no tiene ni la capacidad ni la intención de atacar España o las Islas Canarias.

Sin embargo, si nos ponemos un poco más serios, los riesgos, amenazas potenciales y amenazas que pueden exigir una rápida capacidad de reacción de la Infantería de Marina en Uruguay serían:

El deterioro de la situación social y política, que originen situaciones de inestabilidad o conflicto y que pueden dar lugar a:

Riesgos y amenazas a la seguridad de los ciudadanos españoles desplazados o residentes en Uruguay (léase Montevideo).

Terrorismo, tráfico de drogas, armas y seres humanos, así como cualquier modalidad de crimen organizado.

Hipótesis de crisis

Esos riesgos, amenazas potenciales y amenazas expuestos con anterioridad pueden materializarse en crisis que, dependiendo de cómo evolucione la situación en Montevideo, pueden requerir la aplicación de diversas opciones de respuesta militar por parte de la Infantería de Marina española.

En el marco de actuación exclusivamente uruguayo se podrían considerar las siguientes hipótesis de crisis:

Crisis interior: el deterioro de la situación interna en Uruguay puede implicar un riesgo para los intereses españoles o los intereses regionales de las Organizaciones Internacionales a las que pertenece España, sobre todo la Unión Europea.

Crisis exterior: Las actividades y políticas uruguayas pueden provocar inestabilidad en la región, afectando no sólo a los intereses españoles, sino también a los de las Organizaciones Internacionales a las que pertenece España (UE, OTAN, ONU).

Peor escenario: [No incluir].

La planta celulosa de Botnia y los activistas de Gualeguaychú

Menuda «pastera» la que hay montada entre Argentina y Uruguay por culpa de la planta de celulosa de Botnia en Fray Bentos.

Menudo papelón también el que le espera al presidente electo José Mujica, pues los activistas de Gualeguaychú probablemente continuarán realizando a lo largo de este año acciones de protesta y sabotaje, con bloqueos incluidos. Han amenazado incluso con manifestarse el próximo día 1 de marzo, durante la ceremonia de la toma de posesión de Mujica. Ese día saldremos de dudas.

Por ironías del destino, Mujica, un ex tupamaro, se tiene que enfrentar ahora con esta especie de «terrorismo urbano de corte ecologista».

Sin duda, los bloqueos es lo que más daño le hace a Uruguay, pues afectan directamente al bolsillo, ese órgano tan sensible de cualquier Estado o Reino, ya se llame la moneda peso, euro, dólar o maravedí.

Este año probablemente se conozca el veredicto definitivo de la Corte Internacional de Justicia.

¿Habrá que volver a movilizar en 2010 a los fusileros navales para proteger por tierra y por mar la planta de Botnia?

La Reserva Naval de Uruguay

Por último, no quisiera despedirme sin dejar de hacer referencia a nuestros «blandengues» camaradas de la Reserva Naval uruguaya.

Precisamente, desde el 1 al 25 de febrero está abierto el plazo de inscripción en la Reserva Naval de Uruguay.

Para ser reservista hay que ser ciudadano/a uruguayo/a, tener entre 18 y 40 años. Basta tener superada la enseñanza primaria para la tropa y marinería, y el título de Bachillerato para acceder al curso de Oficiales de la Armada y Fusileros Navales.

No podés ser militar en activo, ni haber causado baja en las FF.AA. o policiales por motivos disciplinarios. Por último, superar una revisión psicomédica y las oportunas pruebas físicas.

Adjunto el enlace a la página oficial: www.armada.mil.uy/resna

CONCLUSIÓN

VIª ÉPOCA DE LA INFANTERÍA DE MARINA ESPAÑOLA

V CENTENARIO DE LA INFANTERÍA DE MARINA 2037: General de Ejército de Infantería de Marina.

El próximo día 1 de marzo probablemente se produzcan disturbios callejeros en Montevideo, en torno a la ceremonia de investidura de José Mujica.

Creciente tensión entre Uruguay y Brasil por el control del fondo marino y los recursos pesqueros.

Seguridad Energética en Uruguay. Centros de Gravedad y Capacidades críticas (refinería).

Argentina y Reino Unido: Malvinas XXI

Inversiones navales de Uruguay  y posibilidades de negocio para la Industria naval española: Buque de Acción Marítima “Los 33 Orientales“.

Este año, el 473º Aniversario de la Infantería de Marina española lo celebraremos en Montevideo con nuestros camaradas Fusileros Navales canarios.

¡Valientes por Tierra y por el Río Uruguay!








Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 91 seguidores